9 de agosto de 2012

Mala Leche

Otra vez los representantes de los dueños de la tierra y sus socios salieron a responsabilizar al gobierno nacional por el precio que las industrias pagan a los productores tamberos. Mala leche, porque como otras veces, ocultan la verdad de los hechos y realizan en un intento desesperado operaciones mediáticas tratando de recuperar posiciones políticas ya perdidas.

Para Clarín fueron 4 millones de litros, para La Nación más de 160 mil litros, para Página 12 unos 140 mil y para los tamberos, algunos camiones para que los reporteros puedan sacar alguna foto. El bloqueo de las plantas está siendo realizado por “algunos” tamberos que se adjudican la representatividad de todo el sector. Al bloquear las plantas, muchos tamberos que realmente viven de la producción no pueden entregar la leche y así pierden la posibilidad de venderla. Pero desde el Partido MILES nos gustaría saber si Guillermo Guianassi de Federación Agraria tuvo que tirar algún litro, o algún otro “tambero” de la Mesa de Enlace. Lo dudamos.

Desde Federación Agraria y CONINAGRO saben perfectamente que este tipo de problemas se resuelve con MAS Estado y no con MENOS Estado. El bloqueo a SANCOR es una clara muestra de lo que quieren estos “tamberos”: no dejar que los pequeños y medianos productores de leche, que si o si necesitan venderla porque de eso viven, logren acceder a las plantas industrializadoras cooperativas. Y le echan la culpa al Gobierno Nacional. Son las propias organizaciones de los productores las que deben defender sus derechos, y es el movimiento cooperativo el que garantiza el interés genuino de los propios productores. Esta dirigencia gremial cobarde y oportunista sólo mira su propio interés y desinforma a sus agremiados mediante el facilísimo de la no política y la confusión de intereses para su propio beneficio.

El Subsecretario de Lechería, Arturo Videla, estuvo reunido con los representantes de la Mesa Nacional de la Lechería, junto a Augusto Costa, subsecretario de Competitividad, buscando soluciones que siempre son posibles con un Estado presente, promotor y que se hace cargo. Pero para eso hace falta que los productores reconozcan cuáles son sus verdaderos intereses y quiénes son sus verdaderos aliados, y quiénes no lo son.

Con el alimento de los argentinos, no se jode muchachos. La sociedad ya les dio su opinión en las últimas elecciones, donde no ganaron ni en sus propios pueblos. Muchos pibes y abuelos necesitan el alimento que ustedes tiran. Y tirar comida es un pecado, para todas las religiones y en todos los tiempos. Cuando defiendan en serio los intereses de los productores, seguramente van a lograr algún resultado electoral. Mientras tanto, sigan con su mala leche, que el pueblo ya los conoce bien.


Luis Angel D’Elía
Titular de la Federación Tierra y Vivienda (FTV) y Presidente del Partido MILES

Juan Pablo Iurman
Secretaría de Desarrollo Rural, Partido MILES


No hay comentarios:

Publicar un comentario